miércoles, 19 de agosto de 2009

1.1 Preconceptos y transducción. Noelia Caula.

En los inicios de la inteligencia representativa, el niño esta lejos, para Piaget, de alcanzar los conceptos propiamente dichos. Por esto llama "preconceptos" a las primeras nociones que el niño utiliza en su adquisición del lenguaje. Según Piaget, estos preconceptos tienen la particularidad individualidad de los elementos. Piaget cita numerosos ejemplos que muestran que el niño de 2-3 años oscila entre la clase genérica y los representantes particulares. Así, uno de sus hijos no esta seguro de que los diferentes caracoles que encuentra a lo largo de un paseo sean el mismo caracol o sean caracoles diferentes aunque pertenecientes de una misma clase. Por un lado, el niño de esta edad no posee aún la idea de una clase general, pues no es capaz de articular la clase entera y subclases; por otro lado, la conservación individual del objeto, conseguida a nivel práctico plantea algunos problemas a nivel representativo: el niño, por ejemplo, cree que el caracol que esta viendo es el mismo que el que ha visto anteriormente, o cree que la sombra proyectada bajo la mesa se explica por la que ha viso anteriormente bajo los árboles. Estos fenómenos son para Piaget, verdaderas "particiones" o acciones inmediatas y comunicativas entre fenómenos distintos, sin la búsqueda del por qué y del cómo del fenómeno.
Los preconceptos que dan pie a este curioso fenómeno que constituyen las particiones no son aún, según Piaget, conceptos lógicos, pues se hallan íntimamente relacionados con los esquemas de acción correspondientes, centrados en el sujeto y por ellos suceptiles de diversas deformaciones; están por otra parte relacionados con el símbolo imaginado. Pero estos preconceptos llegan sin embargo a evocar gran cantidad de objetos mediante "ejemplares-tipo" o elementos privilegiados de la colección que vienen concretados por una imagen.
El razonamiento correspondiente a estos preconceptos no llega a ser una verdadera deducción y es similar, según Piaget, a lo que Stern había dominado "transducción": razonamiento que va de lo particular a lo particular y que procede por analogías inmediatas. El niño se centra en un aspecto saliente de una situación y saca una conclusión relativa a otra situación asimilado indebidamente ambas situaciones.
Algunos trabajos recientes muestran la pertinencia de estas descripciones del razonamiento preoperatorio que Piaget hizo en los años treinta, pero matizan y precisan algunas de sus explicaciónes .

5 comentarios:

  1. Corregido. Muy bien. ¿qué importancia crees que tiene este conocimiento para un futuro docente?
    Cariños. Cristina

    ResponderEliminar
  2. La completa, ya que pone en juego nuestro mayor deber.. EDUCAR y no podria lograrse de una mejor manera que no sea conociendo el pensamiento del niño, abstracto o no, no podemos enseñarles algo que ellos no logren comprender porque no este dentro de su estadio o forma de pensamiento.

    ResponderEliminar
  3. De acuierdo. Cariños. Cristina

    ResponderEliminar
  4. Ya que publicas en la red al menos cita las fuentes, ya que tu información (porcierto) és textual de un excelente manual:

    E. Martí (1990) "Inteligencia preoperatoria" en J. Palacios, A. Marchesi,C. Coll (comps). Desarrollo psicológico y educacional I. Madrid: Alianza.

    ResponderEliminar
  5. No me digas que leistes eso solo. Seria bueno que leas a las fuentes primarias no a compiladores

    ResponderEliminar